lunes, 11 de marzo de 2013

¿Quién asesinó a John F. Kennedy? y ¿Quién organizó el 11-M en España?

11-M

Queridos lectores:

Hoy se cumplen nueve años del mayor atentado terrorista sufrido en España en toda su historia. Desde este humilde blog quiero rendir mi particular homenaje a las víctimas del atentado con la publicación de un artículo sobre el 11-M que publiqué en prensa en el año 2006. Nueve años después de la tragedia seguimos sin saber quiénes fueron los responsables de la misma.


¿Quién asesinó a John F. Kennedy?
y ¿Quién organizó el 11-M en España?

Lee Harvey Oswald ha pasado a la historia como el asesino de John Fitzgerald. Pero, cincuenta años después, pocos creen que el acusado por el magnicidio era el responsable final del mismo. Incluso las estadísticas indican que solo un 10% de los norteamericanos creen que Lee Oswald actuó solo cuando el fatídico 22 de noviembre de 1963 disparó contra el 35º presidente de los EUA.

Quizá algún día se sabrá toda la verdad, pero casi 50 años después aún se formulan diferentes teorías sobre este crimen.

Si nos centramos ahora en fechas más actuales, no podemos dejar de pensar en el horror vivido en España el 11 de marzo de 2004. Todo el mundo lo recuerda como el 11-M. Recuerdo los días siguientes a los del atentado cuando miles de ciudadanos, españoles y extranjeros, pedíamos saber la verdad al Ejecutivo que gobernaba España en aquellos momentos. Dos años después, seis años después y nueve años después, yo me pregunto: ¿Qué hacemos ahora aquellos que queríamos saber la verdad? ¿Por qué no dejamos oír nuestras voces para pedir la verdad? Y es que eso que pienso cada vez lo tengo más claro, y es que la matanza de Madrid no fue obra ni de cuatro radicales islámicos ni tan siquiera de Al-Qaeda (posteriormente en la sentencia judicial ni la nombrarán) o, al menos, en caso de que hubiera sido esta última tendría que haber compartido la responsabilidad con más grupos y/o personas.

Reconozco que en los instantes inmediatos al atentado pensé en un atentado a manos del terrorismo islamista. En la actualidad, no pienso que fueran solo terroristas islamistas sino que participaron otros terroristas no islamistas e, incluso, supuestos no terroristas (hasta entonces) que pudieran ser quizá individuos con DNI español y nada sospechosos.

No entiendo cómo se pudo cerrar en falso la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados de España. Tampoco veo claro por qué al juez que instruyó el caso, Juan del Olmo, se le ocultaron datos importantes, como por ejemplo el informe que trataba el uso de móviles por parte de organizaciones terroristas; o cómo es que los primeros agentes policiales que llegaron al lugar donde estaba aparcada la famosa furgoneta Kangoo, la cual dio pie a las primeras detenciones, afirmaron que dentro del automóvil no había nada y, sin embargo, el auto de procesamiento estableció que la furgoneta contenía “61 evidencias” incluyendo dos mantas, bufandas, 14 petos de fútbol, detonadores y la cinta coránica entre otros elementos. ¿Es que los dos policías que fueron los primeros en llegar padecían de la vista?, o ¿mienten?, o ¿mienten los que dijeron o pusieron las 61 evidencias? También el Jefe del Grupo Local de Policía Científica de Alcalá de Henares, encargado en las primeras horas de la investigación, dijo que “allí dentro no había nada”. ¿Tampoco dijo la verdad? o ¿sí la dijo? ¿y todos los confidentes de la policía que de alguna u otra manera avisaron de lo que podía suceder? y ¿sobre el material explosivo y las muestras de Goma-2 Eco y Titadine? ¿Explotaron ambas dinamitas? ¿y…? Demasiados interrogantes y cosas extrañas.

El trabajo de investigación durante estos nueve años lo ha estado haciendo sobre todo, entre otros, el diario El Mundo y el periodista Luis del Pino que, dejando de lado si somos o no somos de unas ideas o de otras, considero que les tenemos que reconocer este mérito. Y ojalá El Mundo, Luis del Pino, la prensa en general, la Policía o quien sea puedan aportar más claves que nos lleven definitivamente al esclarecimiento del 11-M. Hay demasiadas incógnitas y puntos oscuros que preocupan y que, igual que con el asesinato de Kennedy, a más de uno le hacen pensar teorías que, por el bien de la libertad y la democracia, ojalá no sean ciertas y así lo demuestren las investigaciones.


Héctor Castro Ariño+Autor: Héctor Castro Ariño


11-M: Diez años después de la masacre seguimos sin saber nada
11-M: Trece años después y continuamos sin saber nada

2 comentarios:

  1. Hola Héctor,
    gracias por recordarnos en este interesante artículo lo que no deberíamos olvidar nunca. Probablemente habrá opiniones muy diversas en cuanto a la autoría del atentando pero, tal como muy bien dices, hay muchas lagunas en la investigación.
    Un saludo,
    Fco. Javier Tostado

    ResponderEliminar
  2. Hola, Francisco:
    Gracias por tus siempre interesantes aportaciones. Como bien dices, hay muchas lagunas en la investigación, ojalá lleguemos a saber todo lo que ocurrió realmente.
    Un saludo,
    Héctor Castro

    ResponderEliminar