lunes, 15 de abril de 2013

"El Escrito de Dios" (Segunda novela histórica de Francisco Javier Tostado Fernández)

el escrito de Dios

Héctor Castro Ariño: "Se trata de una continuación de la primera novela de Francisco Tostado, Lucius Cassius, el médico esclavo, pero pensada y escrita para que cualquier lector pueda leerla sin necesidad de haber leído la primera parte".

Francisco Tostado retoma el legado de Lucius Cassius a través de uno de los hijos del propio personaje, Marcus Cassius, aunque la obra comienza sorpresivamente en el siglo XX. El autor sabe trasladarnos a lo largo de la novela de una época a otra, así pues, nos encontramos con tramas paralelas en el siglo XX, siglo I d.C., Edad Media e incluso hasta el más presente de nuestros días ya que la acción llega hasta el año 2011.

Se trata de una continuación de su primera novela, Lucius Cassius, el médico esclavo, pero pensada y escrita para que cualquier lector pueda leerla sin necesidad de haber leído la primera parte. Es una obra muy diferente a su predecesora aunque hay constantes guiños a la misma. En esta ocasión estamos ante una novela que, aunque sigue siendo histórica, destaca por los relatos de ficción tan creíbles que nos presenta el autor y, sobre todo, por el misterio y la intriga que se desencadenan a raíz de las diferentes tramas que aparecen en el libro. Diferentes tramas pero que están perfectamente confluidas en una sola que dará cuerpo a toda la novela y cuyo desenlace no lo encontraremos hasta llegar a su última página. Algo increíble.

A pesar que la medicina sigue teniendo un papel importante en esta obra, sobre todo en sus primeros capítulos, estamos ante una historia de suspense e investigación en la que la ficción se entremezcla con grandes dosis de realismo y de situaciones y personajes reales en épocas perfectamente descritas de acuerdo con los testimonios con los que cuenta la propia Historia.


Especial atención merecen los capítulos VIII, IX y XXVIII por la presencia y testimonio de un hombre extraordinario, que además dará título precisamente al Capítulo VIII. Será en este capítulo donde se desarrollará principalmente el hecho y la causa de toda la acción de la novela. La sensibilidad y la espiritualidad con las que Tostado trata al personaje y sus acciones consiguen, sin duda alguna, viajar mentalmente a través del tiempo y revivir algunos hechos históricos y otros simulados con gran realismo de un hombre extraordinario.

En esta segunda novela el autor se centra mucho en su Barcelona natal, describiéndola en su época romana, medieval y actual. Francisco Tostado se ha documentado concienzudamente para que el lector pueda visualizar las diferentes etapas de la ciudad condal. El cariño y la minuciosidad que el autor utiliza para sus descripciones de Barcelona denota esa profunda estima que tiene por su ciudad.

Estamos pues ante un libro que hará las delicias tanto de los amantes de los misterios, como de los lectores de la Historia así como aquellos que desean encontrar profundidad en las lecturas. La frase que mejor puede resumir el libro no es otra que una cita de Santa Teresa de Jesús que precisamente que encontramos en los inicios de la novela: “La fe hace posible lo que por razón natural no lo es”.


Blog de Francisco Javier Tostado. El Escrito de Dios

Presentación literaria
"Lucius Cassius, el médico esclavo", de Francisco Javier Tostado Fernández
Entrevista al escritor Francisco Tostado
"Lucius Cassius" llega a Monzón y a Altorricón
Entrevista II al novelista Francisco Javier Tostado Fernández

"Cómo enfermar y no morir en el intento"
Francisco J. Tostado presenta su nuevo libro

2 comentarios:

  1. Hola Héctor,
    te estoy muy agradecido por el magnífico post que has colgado hoy en referencia a mi segunda novela "El Escrito de Dios". Espero que guste al lector tanto o más de lo que he disfrutado haciéndola.
    Un saludo,
    Fco.Javier Tostado

    ResponderEliminar
  2. Hola, Francisco:
    La verdad es que disfruté mucho leyendo la novela y estoy seguro de que será un éxito como "Lucius Cassius, el médico esclavo".
    Enhorabuena.
    Saludos,
    Héctor Castro

    ResponderEliminar